“Era un caballero… Llegamos un día después de una travesía a caballo, de dar muchas vueltas porque no encontraba el camino, llegamos a las caballerizas y me da un beso aquí, ahí se rompió toda la cosa de amistad para volverse amor. Me encantó”, detalló en las imágenes tomadas en su rancho ‘El Soyate’ en Zacatecas.

Mezcalent

El Soyate, la icónica propiedad que Antonio Aguilar y Flor Silvestre heredaron a su familia

facebook

twitter

whatsapp

Email

El famoso rancho es prueba del gran amor que "El Charro de México" profesó a su esposa

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ubicado en Villanueva, Zacatecas, el Rancho El Soyate es un emblema de la dinastía Aguilar y prueba del gran amor que se tuvieron Antonio Aguilar y Flor Silvestre.

La propiedad cuenta con miles de hectáreas en las que se encuentra la hacienda que construyó y en la que han vivido por varias décadas los integrantes de la familia.

Ha sido mediante transmisiones publicadas en las redes sociales de Pepe, Leonardo y Ángela Aguilar en las que se ha logrado apreciar algunos de los rincones de la casa hecha por Antonio Aguilar para su gran amor, Flor Silvestre.

"Tengo retratos de él por todos lados, cada ladrillo, cada cosa de esta casa. Ya cuando estaba hecha decía 'mira acuérdate siempre, cada ladrillo, una canción y me puso por todos lados en las canteras, en los pilares, en todos lados una flor. La fuente con una flor de cantera en el medio 'porque no van a decir que se la hice a otra persona, sino a ti que eres mi flor'", contó doña Flor para su documental Su Destino Fue Querer, realizado por Aneliz Álvarez, esposa de Pepe Aguilar.

Amplias áreas en las que se encuentran jardines, fuentes, caballerizas y establos posee el rancho. Además, en la propiedad se encuentra la tumba en la que descansan los restos de don Antonio Aguilar y su esposa, quien falleció el pasado 25 de noviembre, a los 90 años.

Recientemente, Marcela Rubiales, hija de Guillermina Jiménez Chabolla, nombre real de Flor Silvestre, aclaró que sus hermanos Pepe y Antonio Aguilar Jr. son los dueños del predio.

"(El Soyate) Es para Pepe y para Toño porque ellos fueron los que trabajaron ese rancho".

La última voluntad de Flor Silvestre fue que la sepultaran junto a su gran amor, Antonio Aguilar, en una ermita ubicada en un cerro de El Soyate, donde está desde 2007 "El Charro de México".

No te pierdas: